Sobre mí...

Mi foto

He encontrado en la fotografía un filtro para dejar de, simplemente, "ver" y pararme a "mirar". Gracias, Fotografía

lunes, 29 de abril de 2013

Excursión de educadores a Ontinyent

Ayer fue la primera excursión hecha con mis compañeros de trabajo con la intención no sólo de pasar un día juntos, sino de que cada uno de ellos nos den a conocer su lugar de procedencia. Elena nos ha puesto al resto el listón muy alto. Tengo la firme creencia que lo especial que percibes un lugar es directamente proporcional a la fascinación que muestra por él la persona que te lo enseña. Ver la cara de la anfitriona paseándonos por allí fue suficiente para que ayer nos fuéramos con la satisfacción de haber pasado un gran día y sobre todo, de haber conocido un lugar con gran encanto. La lluvia no pudo estropearnos la excursión aunque sí que tuvimos que acortarla. Vimos el Pou Clar al que la niebla le dio un toque misterioso del todo cautivador, probamos el típico embutido, una fantástica paella, un riquísimo herbero y, sobre todo, conocemos a Elena que es, sin duda, lo mejor de Ontinyent.

Excursión con mucho amor!


Pou Clar




Perfecta anfitriona!



Mis compis bonicos y familia.


Te queremos, Caçoleta! Gracias!

domingo, 7 de abril de 2013

"Si te he visto no me acuerNo"

Este viernes pude disfrutar del genial monólogo "Si te he visto no me acuerno" de la actriz ilicitana, y amiga, Elisa Lledó. El espectáculo duró hora y media en la que no pudimos parar de reir ni un momento. Noventa minutos de desparpajo, improvisación y alucinante verborrea, todo por cuatro euros. Las comparaciones son odiosas, pero ir al cine a ver una superproducción me hubiera costado más del doble, y seguro, no me hubiera satisfecho tanto. El cine está muy bien, pero la sensación de ver en directo actuar, no tiene, o no debería tener precio... y sin embargo, ¿por qué no se llenan los teatros?... ¿Por qué somos tan ciegos al no valorar al actor que se planta en un escenario? ¿Por qué nos dejamos ennubilar por efectos especiales y alta tecnología, y olvidamos la magia del teatro? ¿Por qué no educamos a nuestros jóvenes en el gusto por la cultura? ¿Por qué no apoyamos a nuestros geniales actores? Gracias Elisa, gracias Marieli, por esa maravillosa hora y media. Yo hubiera pagado gustosa el doble.










viernes, 5 de abril de 2013

Nuestro momento.

En Noviembre fue el cumpleaños de mi sobrino Carlos y le regalé una caña con la promesa de que la estrenaríamos cuando viniera de vacaciones en Semana Santa. Pasar la mañana con él enseñándole a lanzarla y verlo disfrutar con gran entusiasmo, hizo de ese mi mejor día en mucho tiempo. Así que me pregunto si aquel regalo de cumpleaños fue para él o para mi misma. Sea como fuere, lo que sí tengo claro es que fue algo nuestro. Nuestro momento.